jueves, 1 de abril de 2010

EPUB vs Mobipocket (IV)

Esta entrada, más que una en sí, va a ser una respuesta razonada a Gozque, que respondió en mi anterior entrada. Lo primero es disculparme solo un poco por el tono empleado en la entrada anterior y que seguro voy a emplear aquí sin darme cuenta. Eso es consecuencia de mi pasión por el tema y de que veo cómo incluso los propios editores se están engañando a sí mismos, quiero creer que de forma inconsciente.

Gozque, simplemente no te enteras de los temas técnicos. O eso es lo que quiero creer, porque la otra opción, la de que lo hagas a sabiendas, me gusta menos. De todos modos aquí paz y allí gloria, e igual que con el tema de la música, al final veréis la luz, echaréis la vista atrás y os daréis cuenta de todos los errores cometidos y dinero perdido y derrochado por ello.

De verdad no entiendo cómo se pueden mantener ese tipo de opiniones. Quizás sean vuestros asesores técnicos que no valen/saben un ardite, quizás sea un deseo subconsciente de intentar no convertirse en un negocio zombi, pero igual que les pasó a los toneleros os va a pasar a vosotros, que el que supo cambiar su negocio sobrevivió, y el que no fue al paro. De todos modos me reitero en lo dicho: al final, al final de verdad, me da igual lo que hagáis, quien manda es el cliente, y si esperáis vender libros-e con DRM y a precios similares a los de papel os vais a comer un marrón porque poco vais a vender.

Respecto a que el ePub soporta mejor los procesos editoriales, lo comentaba porque es un formato que se puede generar a través de InDesign (el programa más usado de maquetación) y que este a su vez se integra perfectamente en un CMS. La verdad es que los desarrollos de los CMS editoriales están (al menos los que yo he tendio oportunidad de conocer) orientados al ePub, así que descnozco como funcionaría con el Mobi. En todo caso no entiendo muy bien el último párrafo de ese apartado y me sabe un poco mal que te refieras al XML con schemas como algo "cacareado". Aunque insisto, se me escapó el sentido de este párrafo.

Pues intentaré explicarme con más detalle. EPUB es un conjunto de imágenes y ficheros XML embebidos en un fichero comprimido con el formato ZIP a cuyo resultado se le aplica una capa de encriptación. Supongo que aprovechando la compresión Lempel-Ziv se le meta algún algoritmo de desordenación.

Esos ficheros XML, que son lo que tienen el texto y dónde van las imágenes, de por sí, no tienen ningún significado. Es decir, si miras un XML de esos verás que dentro está el texto enmarcado por unas cadenas extrañas.

Esas cadenas vienen definidas en un schema. Si te fijas arriba del todo de cada fichero vienen una direcciones web raras: eso es el schema, y es lo que define y le da sentido a los tags, y hace que por ejemplo el InDesign entienda el formato EPUB.

Pues bien, Mobipocket funciona exactamente igual, pero con más posibilidades: tiene un schema que define los ficheros xml que están dentro de un PRC, junto a unas imágines y todo ello comprimido con un algoritmo similar al Lempel-Ziv si no el mismo. Y para añadir DRM se aplica un scramble sobre ese algoritmo de compresión, con la ventaja de que el algoritmo soporta diferentes tipos de compresión, no solo el ZIP.

Y supongo que obteniendo el schema del PRC para InDesign, éste programa llegaría a funcionar exactamente igual para los PRC que para los EPUB.

El epub no tiene herramientas oficiales porque es código abierto. No hay un fabricante detrás, el código y los desarrollos hechos por la comunidad se pueden encontrar en el siguiente enlace http://code.google.com/p/epub-tools/. Supongo que a eso se refería con, otra vez "cacareada", libertad. Como visores de te recomiendo el de O'Reilly http://bookworm.oreilly.com/ y el Ibis http://ibisreader.com/ En todo caso no tengo ni idea a que te refieres con el páginado, eso no me sucede ni con mi Sony ni en mi móvil ni en ninguno de los dos visores que te señal (por no pasar ni me pasa con el Calibre).

Aquí estamos confundiendo el tocino con la velocidad. EPUB (y Mobipocket) no es código abierto, porque código abierto es aquel que está disponible para ser modificado por la comunidad y tiene una licencia libre. La confusión está en que en ambos casos el formato no es libre ni estándar. No es libre porque no tiene una licencia CC ni GPL ni ninguna variación, y no es estándar porque no está bajo ningún comité de estandarización, como ISO. Ambos formatos son propiedad de sus propietarios, y como tal pueden hacer con él lo que quieran, como modificarlo sin avisar a nadie (que por cierto es lo que ha hecho Amazon con Mobipocket al crear los formatos AZW y Topaz).

Y lo mismo podría hacer Adobe, porque el EPUB es de IDPF seguro que con apoyo directo de Adobe y de nadie más, y si pensáis que porque se hayan comprometido a que sea “libre” no os van a terminar haciendo alguna trapacería es que sois más ingenuos de lo que pensaba.

Para matizar un poco más, tenemos que separar el software que opera con el formato del propio formato en sí. Entonces sí que podemos hablar de código libre, de código libre que usa ese formato propietario. Y no debemos entrar en el error de que el formato sea libre, que no lo es. Es de acceso público porque cada cual se puede bajar las especificaciones pero no es libre porque no está cubierto por ninguna licencia de ese tipo.

Y es entonces cuando podemos separar software libre y software propietario que opere sobre dichos formatos. Ahí gana Mobipocket por goleada. ¿Por qué? Pues porque hay mucho más software libre haciendo uso de este formato que del EPUB (aunque la diferencia se va acortando poco a poco). Y lo mismo con la parte propietaria, en la que para EPUB sólo existe el ADE (y es malo de cojones, sólo hay que leer la comparativa de características en entradas anteriores) y en Mobipocket hay una gran variedad (y de nuevo me remito a entradas anteriores).

Además, para usar el ADE a nivel editorial, tienes que soltarle la mosca a Adobe, mientras que para hacer lo mismo con Mobipocket, DRM incluido, no hay que hacer más que bajarse los programas adecuados de la web de Mobipocket (que son propietarios pero de uso libre) y que encima permiten generar contenidos con DRM.

Sobre el DRM de los ePub, simplemente hay que señalar que los soporta pero al ser código abierto (esto es una obviedad) no puede tener DRM puesto que cualquiera podría conocer el código para desencriptarlo. Te aseguro que eso, desde nuestro punto de vista editorial, es una ventaja más que un inconveniente.

Ya te han dicho que eso no es cierto en otro comentario, y yo te lo confirmo y te lo demuestro. ¿Sabes cuál es el sistema de encriptación más seguro que existe a fecha de hoy? El de clave pública. ¿Y sabes que está disponible no solo su especificación completa sino también código libre y abierto para usarlo? Es decir, tenemos un sistema criptográfico irrompible que tiene publicadas no solo sus especificaciones (por analogía al EPUB/PRC serían las especificaciones de los formatos), sino los algoritmos (la forma de realizar las operaciones de encriptación y desencriptación) e incluso hay código fuente disponible para que un usuario final lo compile, lo pruebe y experimente con él. Y a fecha de hoy es completamente irrompible.

Por otro lado, se ha demostrado que la seguridad por ocultación no funciona. ¿Pruebas? El DRM del EPUB de Barnes & Noble está roto, el DRM del Mobipocket roto, el DRM del Topaz también está roto, y no hablemos de vuestras hermanas las discográficas, en las que a veces, al día de ponerse a la venta el primer elemento con protección anticopia, se rompe.

Por lo tanto, los DRM son absurdos a más no poder, porque afectan a la libertad de los usuarios en el sentido de que impiden el uso correcto y adecuado de lo que han comprado. Y los que quieran piratear un contenido, lo harán se pongan las cortapisas que se pongan, y si no me remito al párrafo anterior.

En todo caso, no creo que las conferencias del DBW o algunas del TOCCON sean mentira dichas con la boca llena de miedo. Te aseguro que he tenido la oportunidad de participar en el análisis del formato más adecuado para distribuir libros electrónicos por parte de la tres editoriales majors en España y nos hemos decantado por el ePub después de un análisis a conciencia hecha por un gran equipo de personas. Por lo tanto me perdonaras si te digo que me siento un poco insultado.

Pues habéis cometido varios errores de los que os vais a arrepentir. Ya sea por incompetencia de vuestros asesores, por la vuestra propia o porque queréis recoger el trigo antes de plantarlo, lo cierto es que estáis cometiendo los mismos errores que las discográficas, y encima estáis insultando a los lectores. Si te sientes insultado, yo también, porque decirme que cuesta lo mismo producir un libro-e que un libro-p es mentira, igual que es mentira que queráis proteger a las librerías (cuando las grandes superficies empezaron a vender libros a granel bien que os interesó, y a causa de ello muchas librerías tuvieron que cerrar sin que se os alteraran las pulsaciones), porque al venderme un libro con DRM me estás llamando ladrón indirectamente (pero resulta que yo te comprado un libro, pagando, pero como tú no te fías y me lo vendes bloqueado igual que se encierra a los ladrones porque la sociedad no se fía de que si prometen no reincidir no vayan a hacerlo).

También me siento insultado cuando me mientes y me dices que el EPUB es mejor que el Mobipocket, que el que un libro traiga DRM es mejor que uno que no lo tenga, etc.

Así que insultado por insultado gano yo, y encima tu vives gracias a lo que yo compro, así que no me insultes mucho.

Además, hay otro tema que todavía no se ha tratado, que es el de las distribuidoras y la presión que seguro están haciendo para no morir…

Ciertamente creo que el formato ePub (que me da igual, llegados a este punto, que sea mejor o peor) se convertirá en el estándar de facto porque cuenta con el apoyo del gran gurú en la materia: O'Reilly, porque cuenta con el respaldo de principal proveedor de herramientas editoriales, Adobe, pero sobre todo, porque cuenta con el apoyo del gigante de los contenidos y los que más saben de esto Google.

Vale. Eso te lo acepto. Te acepto que se va a convertir en el estándar, pero no por sus bondades ni por su calidad (igual que el VHS se impuso sobre el 2000), sino por el habitual ordeno, mando e impongo al que nos tenéis habituados los poderes fácticos.

Pero eso no quiere decir que el usuario vaya a aceptarlo con los brazos abiertos ni que vaya a colaborar a pies juntillas, tenedlo en cuenta. La diferencia entre ahora y antes es que las voces disidentes se oyen más, y llegan a más sitios, y como siempre poco podremos hacer pero al menos os informamos de nuestro pensamiento y que tragaremos como siempre hemos tragado, pero con conocimiento de causa, que es el primer paso de la insumisión.

Desde luego que aquí tienes a alguien que no va a aceptar comprar un libro-e a un precio superior a los 5 ó 6 euros la novedad, y que así va a batallar y así lo va a decir, y va a intentar convencer a otros para que tampoco pasen por el aro. Quizás, y es una utopía, pero quizás algún día sean los usuarios los que manden de verdad.

Aquí estoy para lo que quieras, en público o en privado, y ya conoces mi opinión.