sábado, 17 de octubre de 2009

El Ónice es del color con que se mira

Actualización 1: Hay una nueva versión 20090927. Estos tíos molan mazo.

Actualización 2: Parece ser que aunque no actualicen la página, todos los días hay una actualización nueva, la que me estoy bajando ahora es la 20091019, y el formato de la URL es: http://www.onyx-international.com/software/withmusic_aaaammdd/onyx_update.zip, en donde aaa es el año con cuatro cifras, mm el mes y dd el día...

Actualización 3: Parece que las actualizaciones no son tan frecuentes como esperaba, pero no importa mucho. He intentado petarlo y no lo he conseguido. Por otro lado, se anuncia que la versión 1.5 soportará cambio de fuentes en TODOS los sitios y búsqueda con los diccionarios con un sólo TAP sin necesidad de abrir menús ni nada.

Texto original:

El Onyx es lector de libros electrónico de manufactura china que intenta en cierta medida mimetizarse con el Kindle de Amazon. La idea del fabricante es similar a la de Jinke y otros: ofrecerlo como marca blanca para que sea personalizado por terceros. Hay anunciadas varias versiones con diferentes tamaños de pantalla que van desde las seis pulgadas hasta las casi diez, aunque de momento el único modelo que ha salido al mercado es el Onyx 60, con la típica pantalla de 6".

El modelo soporta varios formatos como PDF, TXT, HTML, Mobipocket, EPUB, CHM, PDB y los formatos gráficos típicos, amén de ser capaz de reproducir música en mp3. El formato con DRM del aparato es el EPUB y su hermano mayor el PDF. Otras características notables es que tiene Wifi para conexión a internet y pantalla táctil de Wacom. En España lo suministra Apolo XXI como equipo importado y al menos en mi caso, tardé 24 horas a tenerlo en la mano.

***

Viene empaquetado en una caja negra con los textos en inglés, y dado que se trata de un producto importado directamente, sólo trae lo que viene de serie con él, que es más bien poco.

Dentro de esa caja está la típica de cartón, y finalmente en su interior nos encontramos el aparato metido en una funda y en una superficie interior, un cargador, un adaptador a clavija europea y un cable USB normal y corriente con conexión mini USB. Comentaros que el cable es una mierda ya que con sólo enchufarlo a un puerto USB del PC sin conectar nada al otro lado hace que Windows se vuelva completamente loco detectando dispositivos fantasmas. (Quizás el cable sea bueno y el mío haya salido mal, quizás mi Windows 7 x64 junto a mi placa base Asus P5E con chipset X3 tenga algo que ver, quizás sea una combinación de las tres cosas).

Y no trae nada más. Ni siquiera una triste tarjeta SD con algún libro de demo. Nada.

Funda. La funda es para guardarlo, no para leer con ella, ya que es una especie de bolso con inserción superior y un cierre con imán oculto a través de una trabilla que cruza la parte abierta y ancla al otro lado por la imantación. A un lado lleva grabado el nombre de BOOX, y en un lateral asoma una especie de oreja con el texto "Onyx International". La tela es una especie de pana sin rayas cuyo pelo (más duro que el de la pana) forma como huellas dactilares. Interiormente va forrada de la misma tela pero de color azul.

Sacar el Onyx de su funda es una tarea un tanto peculiar, ya que puedes hacerlo al estilo Hércules, que consiste en meter los dedos de aquella manera y estirar del aparato hasta que consienta en salir, o agarrar el cierre y tirar de él hacia afuera de manera que la banda de tela, que se parece mucho a la de los cinturones de seguridad de los coches, empuje desde dentro el Onyx hacia afuera al ser tensada.

Ciertamente es una forma curiosa de sacar el aparato, y concluyentemente la funda no es que sea una maravilla en cuanto a ergonomía, ya que a poco que te descuides tocarás todos los botones del Boox, sobre todo el lateral de Wifi, que se suele mover en sincronía con la acción de deslizamiento dentro de la funda. También hay que andar con pies de plomo a la hora de no tocar ningún botón cuando se vuelva a introducir en ella, sobre todo si lo haces con la parte de abajo hacia afuera.

En fin, que la funda aprueba con un ajustadito suficiente.

BOOX. Aparte de la típica pantalla de 6", el Onyx es blanco por delante y gris por detrás, con el mismo ajuste que el Kindle: una cubierta de aluminio y otra de plástico que se puede deslizar fácilmente para desmontarlo (luego contaré por qué sé que es fácil de abrir).

La textura de toda la carcasa tiene un toque rugoso que hace que confíes en que no se te va a caer de las manos (garras para algunos), y tocarla produce como una sensación de estar tocando cerámica, aunque evidentemente es plástico duro que tiene la pinta de ser tan frágil como la propia cerámica que simula ser, aunque lo mismo eso no es así y aguanta algún que otro impacto más o menos fuerte. No obstante mejor no hagas la prueba porque me parece que se partiría en mil pedazos como un vaso de cristal, o al menos esa es la sensación que produce.

La tapa trasera simula ser aluminio corrugado pero creo que es el mismo tipo de plástico que lo demás (o lo mismo nos llevamos una sorpresa y es toda de aluminio). No lo sé.

El stylus se inserta por arriba, y en el lateral izquierdo lleva un botón deslizante para conectar/desconectar el Wifi. El uso resulta un tanto confuso, ya que no estamos seguros de si lo tenemos activo o no: Si se ve el texto de "ON" es que está encendido, si se ve ese mismo texto más una flechita es que está apagado.

Debajo trae dos pulsadores para subir y bajar el volumen, y al lado el conector USB. Más a la derecha el pulsador de encendido/espera/apagado (un toque corto enciende o pone en espera, uno largo apaga, y cualquier otro botón saca de espera, cosa que pienso es un tanto peligrosa). Luego está el jack de conexión de auriculares y finalmente a la derecha del todo, el zócalo para insertar una SD (que no viene con el aparato). Yo he metido una de 4GB y la he formateado con la opción que trae el Boox y me está funcionando bien.

El botón gordo. Por delante tiene un único botón con 9 funcionalidades. En principio la idea no está mal, aunque el manejo resulta un poco complicado y tendente al error. El hueco central es el pulsador de aceptar o de OK. Luego, el marco plateado es el típico cursor de flecha de cuatro sentidos, y finalmente el reborde exterior posee cuatro funcionalidades descritas en la serigrafía. Una vez que te acostumbras puedes usarlo con un solo dedo y a menos que te equivoques puedes controlar el Boox con mucha rapidez. Lo malo es que es habitual confundirse de botón, así que lo mejor es usar el puntero para navegar, pese a que es completamente controlable desde este mando y si no queremos no tenemos por qué sacar el puntero para nada.

La ventaja de que el botón esté en el centro es que se puede sujetar con cualquiera de las dos manos, ya sea estando de pie, sentado o en la cama, sin necesidad de tener que desplazar las manos para pasar página o de tener que mantener la mano en alto.

Una curiosidad: el botón hace clic clic clic él solo al mover el aparato, como si tuviera algún tipo de resorte o pestañita que hace contacto al zarandearlo. Espero que no sea un defecto de fabricación y que cualquier día me salte el botón y me de en un ojo.

El táctil. Ya hemos dicho que es una tableta Wacom, por lo que si perdemos el puntero tendremos que comprar otro, ya que con el dedo o con un puntero normal no funciona. Por otro lado la respuesta al toque es prácticamente inmediata, y no añade muchos reflejos. Para que os hagáis una idea, los reflejos están a la altura de los productos de iRex (iLiad, DR1000), nada que ver con los Sony (o al menos así lo pienso yo, ya que nunca he manejado uno de ellos y lo que sé de los reflejos es por comentarios y vídeos de terceros).

La duración de la batería. Pues todavía no sé cuánto dura, de estar leyendo unas cuatro horas bajó dos rayitas de cinco que tiene, pero al rato subió a cuatro y ha estado a cuatro todo el rato que lo he ido enseñando, así que estimo que unas quince horas.

Recordemos que posee una tableta Wacom, y todos sabemos que las Wacom chupan bastante energía. De los foros y demás se deduce que lleva un sensor y que cuando el stylus está metido la tableta está desconectada...

Firmware. Aunque permite suspensión, el arranque desde apagado no es tan exagerado como en otros modelos, Kindle incluido. La recuperación desde suspensión es prácticamente instantánea, más rápida que en el Kindle, y de hecho, salvo excepciones, el paso de página es tanto o más rápido también.

Opciones de configuración tiene bastantes, como la puesta en hora, la zona horaria (a partir del firmware 22), los tiempos de entrada en suspensión y/o apagado. Manual de usuario instalado al actualizarlo a la versión 22 (antes no), acerca de, calibración del stylus, configuración de 3G (que no funciona ya que el aparato, pese a soportarlo, no trae modem -o al menos no creo que lo traiga-) y formateo de la tarjeta SD.

Pese a tener la opción de ponerlo en castellano, en el firmware original no funcionaba, y en el último lo hace pero de aquélla manera, con errores, no de idioma, pero sí de formato. Por ejemplo, en castellano, cuando pregunta si realmente quieres borrar el fichero tal, el texto aparece como "¿Quiere eliminar %1?" en lugar de sustituir %1 por el nombre del fichero.

Al encender nos aparecen varias opciones: Biblioteca (la memoria interna, que viene sin formatear), Tarjeta SD, Documentos Recientes, Ajustes y Páginas Web. La versión original del firmware traía una opción más que desapareció al actualizarlo a la versión 22: Tiendas Online.

Posee un menú contextual que se puede disparar desde la tecla MENU en el botón central o mediante el puntero en la barra inferior, menú que nos permite acceder a unas o a otras opciones según dónde estemos.

A destacar el hecho de que soporta directorios plenos, pudiendo no solo ir avanzando y retrocediendo de padres a hijos, sino también saltar varios niveles hacia atrás de un golpe gracias a la barra superior, que va añadiendo secuencialmente pestañas conforme vamos entrando en niveles más profundos.

La tecla de BACK nos permite retroceder casi del mismo modo que la equivalente del Kindle, y digo casi porque por ejemplo si estábamos en un libro y salimos de él con esta tecla, aunque antes estuviéramos dentro de otro, al volver a pulsarla nos retrocedería un nivel en la jerarquía de carpetas. Pienso que tampoco está mal.

Podemos ver los ficheros de distintos modos, en modo de lista, de detalles o de iconos y, aunque no previsualiza ni obtiene los metadatos de los ficheros, puede mostrar información como las veces que hemos abierto el libro-e, por dónde vamos y la última vez que accedimos a él. Se pueden ordenar por nombre, tipo, tamaño, último acceso y por puntuación, ya que podemos darle de 0 a 5 puntos, y dentro del orden elegido, ascendente o descendente. Ya he dicho que puede borrar ficheros pero no directorios, estén llenos o vacíos.

Permite rotación mediante una opción del menú, pero pese a que en el manual dice que rota secuencialmente los 360 grados, sólo permite dos modos: vertical con el botón abajo y horizontal con el botón a la izquierda.

Otra opción interesante es la de que no haga repintado completo, y también trae otro botón dentro del menú para retirar la SD de forma segura. Asimismo cuenta con opción para apagar y para suspender. Cuando suspende muestra un salvapantallas como el Kindle.

Aunque depende del formato en que estemos viendo nuestro libro-e, en general soporta subrayado, marcar página, anotar (escribir sobre el libro) y búsqueda en múltiples diccionarios. Lo que no sé es qué formato de diccionario acepta.

Cuando tienes un libro abierto, abajo hay una barra progreso (realmente es la misma que cuando estás viendo los archivos) con un icono para abrir el menú, la barra de progreso de la lectura, la página actual y las totales, y el estado de la batería. Si haces clic en la barra te sale la opción de ir a página, y si lo haces en la batería te salen las opciones de energía.

Todas estas acciones son muy rápidas, sin apenas parpadeos o retardos extraños, y persisten, es decir, si eliges añadir marcapágina, esta se quedará para ese documento hasta que elijas otra opción. La elegida se puede ver en la barra inferior, entre el marcador de página y el icono de la batería, y como he dicho persiste por documento. Si abrimos otro libro-e, recuperaremos las opciones de éste, no del que teníamos antes de abrir el último.

El cursor (la parte plateada del botón), cuando estamos dentro de un libro, tiene varias opciones. Flecha arriba agranda la fuente un paso, flecha abajo la disminuye, flecha derecha no hace nada (que haya podido descubrir) y flecha izquierda retrocede al punto anterior del documento. Avanzas página con NEXT y retrocedes con PREV, que son los dos pulsadores exteriores y laterales.

La apertura de los libros-e no es tan rápida como en el Kindle (que es instantánea) pero tampoco tan lenta como con otros aparatos.

Estabilidad del firmware. Sin ser para echar cohetes, sólo se me ha colgado una vez, pero fue un cuelgue duro: estaba teniendo problemas con el USB por culpa del cable, y en uno de los apagados/encendidos que le hice, se quedó con la pantalla de bienvenida y dejó de responder a todo. La solución pasó por retirar la tapa trasera superior (que se hace desplazándola hacia arriba como en el Kindle) y acceder al pulsador de reset interno, y si los cuelgues son habituales, terminaré por hacerle un agujerito para acceder al pulsador y no tener que estar quitando y poniendo la tapa.

Aparte de ese problema (que pudo haber sido generado por el tema del cable defectuoso), el comportamiento ha sido impecable, sin otro problema digno de reseñar.

Actualización del firmware. Después de buscar por la WEB china y encontrar una nueva versión del mismo (la 22), la actualización se llevó a cabo sin problema alguno, aunque eso sí, tarda un poco.

La forma de añadir fuentes y diccionarios es la de realizar una actualización de firmware, no importa si es la misma que ya tenemos (cosa que he probado). Cuando descomprimes el fichero de firmware descargado de internet, te crea tres carpetas y un fichero llamado "onyx_update.upd". En la carpeta "manual" está la nueva versión del mismo, en la de "fonts" las nuevas fuentes TrueType que quieras instalar, y en la de "dics" los diccionarios que quieras instalar. Una vez actualizado, lo nuevo habrá sustituido a lo viejo excepto los valores por defecto. Es decir, si hemos instalado Georgia, y queremos tener Georgia y Verdana, debemos copiar ambas en la actualización. Una forma curiosa de borrar fuentes (y diccionarios) instalados.

Para realizar la actualización, apagas el Onyx, y lo enciendes después de haber presionado el botón de ON. Lo dejas presionado hasta que debajo de la pantalla de bienvenida se inicia la instalación.

Navegador y Wifi

Sin ser la rehostia, cumple con su función. Cuando abres el navegador te lanza la pantalla de conexión Wifi, y te muestra todas las redes disponibles. Eliges una y si ya estaba configurada se conecta y te lo dice. Si no, te pregunta la clave. Yo tengo WPA2 y me la ha cogido automáticamente sin problemas. Personalmente pienso que debería cerrar la ventana y empezar a navegar en el caso de que haya una red ya configurada y presente, pero no lo hace así. Si tienes el botón de la wifi en apagado te dice que el wifi no está disponible.

La navegación no está mal para ser un aparato de tinta-e, pero eso sí, chupa batería como un cosaco.

Ojo con las claves de acceso, ya que el teclado virtual sólo soporta letras mayúsculas, minúsculas y números. Ni siquiera hay un triste punto o una arroba. Espero que solucionen esta limitación, que me ha obligado a activar mi red de invitado en mi Time Capsule.

Música

Es una opción del menú contextual, y nos abre un navegador parecido al media player de Windows que nos permite elegir y poner a reproducir un fichero. No la he probado todavía.

Formatos soportados

De todos los formatos soportados, he probado en profundidad el EPUB, el PDF y el PRC. Los otros los he visto de refilón.

Aunque la documentación no lo diga, soporta FB2 (al menos fue capaz de abrirme uno de ellos). Sin embargo, el PDB que puse no lo abrió (quizás por ser PDB de PC y no de PALM). Abrí un documento CHM de unos 6 megas y hasta funcionó el TOC.

Mobipocket

Sólo sin DRM, y tampoco compresión Huffman, lo que no es problema teniendo el Calibre para quitar la última. Para el DRM no os diré nada. Permite cambios de fuente (los que tengas instalados), 12 tamaños de fuente (desde 12 puntos a 34), y se puede poner en negrita o cursiva. Permite elegir codificación: UTF-8, GB18030, BIG5, ISO-8859-1, ISO-8859-2, WINDOWS-1250. Buscar dentro del libro, buscar en el diccionario, poner marcador de página, ver listado de los marcadores existentes, borrar un marcador e ir a una página concreta, todo ello desde el menú contextual.

El renderizado de las fuentes es muy bueno, aunque tiene algún que otro error en el formateo.

EPUB

Con y sin DRM (de Adobe), cinco tamaños de fuente, el menor es el formato original del página. Sólo tiene una fuente que parece ser Arial o muy similar, estrecha y alta. Permite subrayar el texto, borrar un subrayado y listar todos los subrayados.

Puedes buscar en el libro, en el diccionario y acceder al índice. También tiene vista de diapositivas, pero como si no la tuviera, pasa las páginas a la velocidad del rayo que no cesa. Añadir, borrar y listar las marcapáginas, recorrer vistas (que no sé lo que es) e ir a página.

Cuando saltas de capítulo se produce un retardo muy pronunciado (al menos en el libro que estoy leyendo), quizás medio minuto o más. Al recuperarlo de suspensión también se queda como pillado unos segundos, pero puedes empezar a leer porque lo que te impide es pasar página. Al abrir el libro también tarda a empezar a pasar las páginas de forma instantánea, quizás mientras termina de trastear con el formato.

Como otros aparatos con soporte EPUB, también sobrescribe el texto con la página actual a la derecha cuando está activo el modo reflow, lo que es una jodienda y no se puede desactivar.

PDF

Es el que más opciones tiene de todos ellos, y trabaja con y sin DRM (de Adobe). He abierto varios ficheros complejos y los ha tratado todos casi a la misma velocidad, aunque se nota algo en el paso de página.

El modo reflow es automático según qué opciones elijamos. Si cambiamos el tamaño de fuente a otro que no sea el menor de todos, se activa el modo reflow y tenemos cuatro tamaños mayores diferentes al mínimo -como con el EPUB-. Pero si activamos el zoom no se entra en modo reflow y nos permite mover la página actual como un todo. Tiene opciones para pantalla completa, ancho de pantalla, alto de pantalla, selección con el puntero (diagonal), y tamaños que van desde el 75% al 400% en pasos de 25%. También podemos ver el texto página a página o en continuo.

Podemos seleccionar texto, borrarlo y listar las selecciones del documento. Permite anotar (pintar encima) con cinco anchos diferentes en color blanco o negro, y borrar lo anotado. Personalmente pienso que este aspecto debe ser mejorado un poco, ya que el resultado es un tanto patatero.

Y finalmente podemos buscar en el documento, en el diccionario, desplazar automáticamente el texto, añadir, borrar y listar marcapáginas, rotar entre vistas (como en el EPUB) e ir a una página en concreto.

Cómo funciona la búsqueda en el diccionario. Abres el menú, eliges buscar en el diccionario, se abre una ventana por encima del texto, seleccionas la palabra con el puntero, y se supone que entonces aparece la definición en dicha ventana, que te permite trastear con la definición y los diccionarios. Como no sé qué formato de diccionario soporta, no sé cómo funciona realmente, y de momento los de Apolo XXI no me han respondido...

Vamos, nada que ver con cómo funciona en el Kindle.