jueves, 20 de mayo de 2010

Las pegas del Nook

Una entrada breve para contaros que no es oro todo lo que reluce en el Nook. Bueno antes comentaros que sí, que sí guarda tus anotaciones en sus servidores. Además, tiene una forma de pasar página bastante chula que he descubierto gracias a la insólita hazaña de leerme el manual.
Cuando la pantalla LCD está apagada, si desplazamos el dedo por ella de derecha a izquierda pasamos página. Verdaderamente no es muy útil porque el paso tiene que ser espectacularmente rápido y fuerte. Si no, no pasa.
Pero veamos las pegas:
  • Se chupó la mitad de la batería en las pocas horas que lo estuve trasteando. No sé si será porque es nueva y necesita rodaje o porque dura poco. El hecho es ese. Además, el indicador de la barra superior falsea, ya que quedando un 50% marca como más de tres cuartos.
  • Los metadatos no pueden llevar palabras con acentos o eñes: al ser mostradas (por ejemplo en la biblioteca) salen corrompidas. No sé si es por el encoding de los propios metadatos o porque simplemente no soporta acentos y demás. El contenido de los libros sí que se muestra bien, pero los metadatos de hasta los libros comprados, si traen acentos o eñes, se corrompen.
  • No soporta ni carpetas ni colecciones ni nada de nada. Sólo ordenar por título, autor y novedad. En los libros comprados permite buscar en los metadatos para encontrar el libro que queremos, pero en los propios no, por lo que si nos quejábamos del Kindle, no te digo ya del Nook. Esto sí que es una mierda de verdad, y quita todo el sentido a poner una microSD grande porque como tengas muchos libros no vas a aclararte. De hecho he puesto los veinte que tenía en el Boox y menuda se ha armado.
  • La pantalla LCD se ensucia enseguida y se ven los dedos con gran detalle. Para un maniático de las dedadas como yo es todo un sufrimiento.
  • Según el ángulo de incidencia, la pantalla LCD refleja mi propia cara, y la verdad es que no me gusta mucho mirarme a mi mismo… J
Actualización 7 jun 2010: La corta duración de la batería se debe a que el aparato está continuamente intentando establecer conexión telefónica, y al estar en España pasa como con el Kindle antiguo: se chupa la batería en un tris. Para evitar el consumo excesivo se debe activar el modo vuelo, que desconecta el Wifi y el 3G. Entonces la batería dura algo menos de una semana, todavía mucho menos que la del Kindle pero al menos no son los dos días que duraba.