sábado, 15 de mayo de 2010

La España de charanga y pandereta (de editoriales y libros-e hablamos)

Que podríamos añadir a la frase La España del Pelotazo, quedando algo así como La España del pelotazo, la charanga y la pandereta, esta España nuestra… que dijo aquél, y que se viene refutando desde mucho antes que se mentara.
En fin, que parecer ser que de nuevo quieren metérnosla doblada hasta el fondo, o al menos hacernos tragar lo incomible, confundiendo el agua con el vino, el pan con el jamón, y pensando que todo lo que reluce, es oro (sí, la coma está bien puesta donde está. Relee entonando y verás).
Como no podría ser de otra forma, esto va de editoriales, de librerías y de poderes ocultos, pero sin teoría conspiroparanoica esta vez. Para mi es algo cristalino, y para más gente también, claro. Casi diría que para todos aquellos que piensan un poco. Veamos.
Hace unos días aparecía la siguiente noticia en un medio de prensa. Creo que deberían leerlo antes de seguir aquí.
¿Ya? Bien, comentemos algunas cosas.
La digitalización, el paso del soporte papel al e-reader, está siendo lento y, aun así, nadie parecía preparado para ello…” No está mal. Viva yo y mi cabayo. Anda que no venimos diciéndolo hace tiempo, como hace tiempo algunos se han subido, ya, al cabayo. Hablo, claro está, de Amazon y Google, dos grandes con una inmejorable visión de futuro… seguidos de cerca por Apple. Parece que Microsoft sigue en la inopia, matando posibles futuros (léase Slate y Courier) aun antes de haber nacido. Qué lástima, Microsoft, que seas casi la inventora del Tablet y te pierdas lo mejor…
“…editores, libreros y profesionales relacionados con la industria del libro y las nuevas tecnologías prevén que el libro electrónico representará el 50% del negocio de los editores en 2015.” ¿En qué quedamos? ¿Estamos preparados o no? Porque si lo sabíamos y no estamos preparados es que, no hay otra, somos bastante tontos. No nosotros, claro, sino las editoriales. O a lo mejor no, a lo mejor es que interesa parecer tonto.
“Según el presidente de la federación, Antonio María Ávila, la piratería digital causa ya en España, en el mundo del libro, pérdidas cercanas a los 150 millones de euros”. ¡Toma ya! Pero sigue más abajo: “’La facturación del libro electrónico en Estados Unidos, que es el mercado más fuerte, es del 1% dentro del sector editorial. En España es aún peor, ya que existen unas 20 variedades de lectores de ebooks y ni siquiera se comercializan todos en nuestro país", afirma Antonio María.” Un poquito más: “El presidente de la Federación de Gremios de Editores asegura que ‘ya hay pruebas empíricas de que no se compran ebooks. No hay demanda.’”
Debo ser tonto, pero si no hay mercado editorial de libro electrónico en España, ¿cómo es posible que se estén perdiendo 150 millones de euros en él? ¿En qué quedamos? Para mí al menos está claro: eso entra dentro de la misma falacia que nos intentan hacer tragar con la música y los medios visuales: el que yo me baje una canción no quiere decir que si no pudiera (o quisiera) bajármela la hubiera comprado.
Bueno, quizás lo que quería decir el amigo Antonio María Ávila es que la digitalización pirata de libros en papel genera dichas pérdidas. ¿Se han preguntado por qué? ¿No será, quizás, que esa inexistente demanda no sea tal y que realmente haya una, y muy fuerte? ¿Qué hay de empezar a vender libros electrónicos para intentar bajar esa supuesta cifra de los 150 millones? Porque gente que quiere comprar libro electrónico hay y cuando no puede hacerlo porque nadie se lo vende, lo piratea. La lástima es que ahora no encuentro los enlaces. Imagina que te llevaras, anualmente, 10 de esos millones de euros con tu tienda.
La verdad es que el tema no hay por dónde cogerlo, y se contradicen a sí mismos hasta el más puro absurdo, como queda demostrado en las líneas de arriba.
Además, hay otro tema. Hablan de digitalizar los libros. Y yo me pregunto, ¿es que todavía se imprime poniendo a mano una letrita detrás de la otra y luego moviendo la prensa a partir de un manuscrito? ¿No se hace con ordenadores que parten de un fichero origen almacenado digitalmente? ¿Qué problema tiene ese fichero, que no exporta a PDF o a ePub o a MOBI? No me lo creo. Casi me atrevería a decir que incluso puede que los libros estén en DOC, o que haya, en algún punto del proceso, un fichero en formato más o menos estándar.
Lo siento, no me cuadra, ni mucho ni poco: se les ve el plumero a la legua, y creo que estaréis conmigo.
Pero todavía hay más. ¿Conocéis lo que será Libranda? Si la respuesta es no, seguid el enlace de la palabra. Sinceramente es para reírse a mandíbula batiente. ¡Pretenden vender los libros-e desde las grandes superficies! Es decir, que si quiero comprar un libro-e tendré que acercarme a la FNAC o al Corte Inglés a comprarlo, igual que si lo hiciera en papel…
Pero espera, espera. ¿FNAC? ¿Corte Inglés? ¿Y qué pasa con salvar al librero (otra vez el enlace faltante que no puedo encontrar)? ¿Eso es salvar al librero? ¿O más bien es salvar al IECI y similares, pasta y pelotazo de por medio?
Sinceramente me da mucho asco todo este tema.
Eso sin entrar en cómo voy a comprar el libro. ¿Llevaré mi cacharro a la tienda y lo enchufaré a la máquina de vender libros (¿Quién pone el cable?)? ¿Me lo darán en un CD (Supongo que entonces los aparatos empezarán a traer lectores de CD integrados, ¿no?)? ¿Iré con mi pincho USB y lo meteré en la maquinita (Uf, qué miedo, una vez que saque el stick de ahí lo tiraré directamente a la basura, virus mediante)? ¿Me enviarán el libro en un correo electrónico? ¿Por WiFi? ¿Irá en una SD o cualquier otro medio de almacenamiento que tendré que comprar aparte del libro en si (¡Menuda oportunidad de negocio, microSD de 16GB por cada libro!)?
No sé, candidato al fracaso total. Luego lo achacarán a la piratería, a que la gente no va a comprar (yo desde luego no), etc. Lo que no creo es que lo achaquen a la marcada incompetencia de quienes han creado ese aborto de plataforma, pelotazo mediante…