lunes, 10 de mayo de 2010

El iPad y los Libros-e

No iba a hablar más del iPad, pero al final sí que quiero comentar alguna cosa más, máxime ahora que ya se puede reservar desde España. Para aquellos que estén indecisos entre elegir el iPad o un Lector de tinta-e, creo que lo mejor es sería que os respondierais vosotros mismos a la siguiente pregunta:

Aparte de leer libros, ¿lo voy a usar para otras cosas como navegar por Internet, jugar (aunque sean juegos sencillos), responder al correo y ver PDF técnicos y grandes?

Es decir, si sólo quieres leer novela o te interesa un aparato que además de eso te permita echarte unas partiditas a algo, responder al correo, ver algún que otro vídeo o navegar un rato. Por supuesto, echado en el sofá (o en la cama), o cuando estés de viaje por ahí.

Si respondes afirmativamente a alguna de ellas, y más si respondes a varias, tu aparato es, sin duda, el iPad.

Si encima vas a leer comics, ver PDF técnicos o A4, como por ejemplo Scientific American o las versiones piratas de algunas revistas como la Muy Interesante que andan por la red, no lo dudes: el iPad sin falta. Tampoco tiene que ser el modelo grande, el Wifi de 16GB es más que suficiente. Y tampoco te hace falta una versión 3G, más que nada porque leer en la calle y en lugares públicos no se puede dada la enorme cantidad de reflejos y las escasas prestaciones de la pantalla ante la luz del sol.

Es decir, el iPad no vale para leer en la calle o en ambientes con mucha luz natural, y casi tampoco vale para los libros-e de novela. Para interiores y para lo que os he comentado es genial.

Con que no vale para leer novela me refiero a que la calidad de las fuentes en el iPad es muy mala, más todavía con tamaños de letra pequeños y, a pesar de que hay al menos tres aplicaciones (iBooks, readMe y BookShelf, sin hablar de las adscritas a alguna tienda) que soportan formatos de eBooks estándar (léase ePub, PRC, FB2, etc.), su rendimiento no es muy óptimo.

No lo es en cuanto al renderizado de las fuentes, pero es que tampoco lo es con la ergonomía. El iPad es un aparato con la pantalla muy ancha para que los libros se presenten a una sola columna, sobre todo en apaisado y con la fuente pequeña.

Con eso no quiero decir que no se pueda leer con él, que sí se puede, pero ciertamente a todas las aplicaciones les falta un hervor si no un cocinado entero. La única que podría salvarse sería iBooks porque tiene diccionario integrado y se pone a dos columnas en horizontal, pero ninguna permite anotar, subrayar y pintar encima. A lo más que llegan es a poner un punto de lectura en una página.

Supongo que con el tiempo esas limitaciones se vayan eliminando poco a poco, pero tampoco confío mucho en ello, sobre todo cuando el tema de las fuentes es problema del propio aparato.

Lo que sí hace de forma genial es visualizar comics y PDF grandes. Aplicaciones para comics hay dos o tres (cloudReader, ComicZeal4), todas ellas válidas, aunque la mejor de todas a mi modo de ver ha sido retirada de la venta (Comic Mobi Reader) parece ser que por una violación de las normas de la Apple Store. Para ver PDF hay como una espuerta, y algunas incluso permiten visualizar ficheros DOC, DOCX, PowerPoint y Excel. Destacan por su rendimiento y funcionalidad GoodReader y iAnnotatePDF.

De hecho, el iPad permite cosas que los lectores-e todavía sueñan en cuanto a la visualización de PDF y comics, y de hecho si tu interés es leer este tipo de archivos con asiduidad, lo mejor es lo compres sobre un lector-e.

No obstante, y tras casi un mes de uso, tengo que reconocer que a veces la pantalla SÍ QUE CANSA LA VISTA. Dependerá del estado de tus ojos, y del cansancio visual, pero lo cierto es que algunas veces se hace bastante difícil seguir leyendo, y es por eso por lo que he vuelto al lector-e para las novelas.

Para todo lo demás, pese a quien le pese, el iPad.