domingo, 8 de enero de 2012

Ahora sí que se les ve el plumero

“Pero El emblema del traidor es una novela peculiar por otro motivo: se puede encontrar en edición electrónica por dos precios: 2,68 euros en Amazon.es y 7,99 euros en Casadellibro.com; […] Gómez-Jurado ofrece una explicación al respecto: ‘En un caso lo vende directamente el autor, en el otro hay una editorial de por medio’”.
“[…] Ernest Folch. Este sello vende títulos en Amazon y otras tiendas online como Leqtor.com y Fnac.es. Solo aportan datos orientativos: ‘Hemos vendido tres veces más e-books en diciembre que en meses anteriores’.”
“La escritora Rosa Montero se ha autopublicado tres obras para Kindle: recopilaciones y libros descatalogados. ‘Hemos perdido un tiempo preciosísimo por navegar contra de las nuevas tecnologías (...) Esta lentitud ha favorecido a los piratas […]’”

¿De dónde vienen esas citas? De aquí: Guerra abierta por el precio del libro. Por fin un medio de comunicación se deja de mentiras y demás zarandajas y empieza a desvelar la verdad sobre el tema. Os recomiendo la lectura completa del artículo, aunque me gustaría analizar algunas cosas aquí.
Por un lado tenemos dos precios: 2.68€ y 7.99€. Cuando yo compré el libro citado, estaba a 1.59€. El éxito de ventas es lo que tiene, que a veces sube el precio.
Pero el problema no está ahí. De nuevo, y esta vez con números reales, se demuestra que el precio del ebook no es el que las editoriales dicen. Es decir, con 2.68€ (o mejor aún, 1.59€) tenemos el coste de maquetación, producción y puesta en el canal de venta, beneficios del autor incluidos (que afirma son 1€). Es decir, 1.68€ (ó 0.59€) para todo lo demás.
La editorial lo vende por 7.99€, digamos que 8 euros. La diferencia es de 5.31 euros. O justo el doble. En otras palabras: la editorial quiere llevarse el doble del precio real del ebook, beneficios del autor incluidos.
Desde mi punto de vista, esto es de juzgado de guarda: ladrones. No hay otra.
Así que basta ya de quejarse, de mentiras encubiertas con otras mentiras y ponedle el precio justo a lo que debe tenerlo.
***
El comentario de Rosa Montero no necesita más explicación, y el de Floch casi tampoco: a buen precio, venden. Igual que Amazon. Quizás sea el momento de que las editoriales se vayan o dejen de mentirnos de una puta vez.
***
Quiero finalizar comentando una nueva cita, justo el último párrafo del artículo:

Para el director de la Federación de Gremios de Editores de España, Antonio María Dávila, la meta de Amazon no está en las obras: "Puede que haya una estrategia empresarial enloquecida para vender el Kindle -que para mi juicio es bastante malo, como todas las cosas baratas-, porque su negocio no es el contenido".

Aquí es donde tengo que echar la carcajada final. Si el Kindle es malo no sé qué decir de otros aparatos. Pero bueno, hagámonos cuenta de que sí, que es malo. “Porque su negocio no es el contenido”. A mi esta frase final me suena ya a que no saben qué decir, están con el agua al cuello y en lugar de subirse a un nuevo barco, prefieren hundirse. Porque ciertamente el negocio de Amazon, por lo menos en relación a sus Kindle, sí que es el contenido. Ellos te venden un visor a precio barato para que puedas comprarles su contenido, que de eso se trata. Por eso hace poco han sacado el Kindle Fire… Antonio, sólo por si acaso no te habías dado cuenta, cosa que pongo en seria duda.
Por favor, dejaos de pajas mentales y entrad en la realidad. Y no penséis que la Ley Sinde ni la SOPA con tomates os van a secar el culo, sino que más bien van a acelerar vuestro hundimiento. Y si no, tiempo al tiempo.
Aquí os espero.