martes, 4 de octubre de 2011

Usando el Kindle 4 (O Kindle sin teclado)

Bueno, al final me ha llegado el nuevo Kindle 4 sin teclado, que ahora se llama Kindle a secas y el que antes se llamaba Kindle a secas pasa a llamarse Kindle Keyboard, o KK de forma abreviada, lo que no resulta muy eufónico que digamos.

Vale, lo compré el jueves. Salió el viernes y hoy martes me lo han entregado antes del mediodía. Aprended, malditos, aprended lo que es un servicio impecable. De USA ha tardado menos de lo que suelen tardar otros desde la península.

Primera impresión al abrir la caja: ¡qué chiquitín que es el jodío! Parece un juguetito. Como lo he recibido en el curro, simplemente lo he puesto a cargar, he elegido el idioma  (español) cuando se ha encendido y lo he dejado hasta que apareciera la luz verde.

Al llegar a casa lo he trasteado un rato, y el resultado es esta entrada en el blog. No esperéis más a no ser que descubra algo extraordinario del aparato, que va a ser que no.

Rápido. Es sensiblemente más rápido que la versión anterior. El paso de página tarda más o menos que el anterior, pero la nueva forma que tiene de hacerlo es bastante más cómoda para la vista.

Se coge y se pasan páginas con una mano de forma natural y sin tener que tener los dedos muy estirados, y apenas hace ruido, y en general la velocidad es algo mayor en todos los aspectos de funcionamiento. Y a poco espabilado que seas, puedes tener acceso tanto a la tecla de página siguiente como de anterior sin tener que mover los dedos. Os lo dejo como ejercicio de clase.

Está, hasta donde puedo llegar, en perfecto español y no le he visto ninguno de esos gazapos que tan habituales suelen ser en estos cacharros hechos deprisa y corriendo. Lo que no me gustan son los salvapantallas. Los de antes, excepto algún que otro escritor, me gustaban poco, pero es que estos, que son fotografías relacionadas con la escritura, me hacen menos gracia.

Y el teclado en pantalla… digamos que cumple su objetivo, pero a duras penas. Es alfabético en lugar de qwerty, e ir moviéndose por él con el cursor como que no termina de llenar. Escribir una nota ahí puede llegar a ser toda una odisea, así que si eres de los que anotan mucho, el aparato no es para ti.

Una cosa curiosa es que se ha añadido un diccionario por cada uno de los idiomas en los que se pueden activar en el aparato, y parece ser que podemos elegir diccionario por defecto tanto para inglés como para español (o supongo que el idioma que se haya elegido).

Finalmente, el contraste del nuevo parece algo más fuerte que el de la versión anterior, pero también puede ser un problema de relación de color con el marco ya que supuestamente ambas pantallas son iguales.