viernes, 7 de octubre de 2011

Steve ha muerto y otras petisoperías

Steve Jobs ha muerto. No hay nada más que decir sobre el tema. Que descanse en paz como ser humano. Sólo un pequeño apunte antes de entrar en lo que realmente quiero hablar. Parece ser que durante su primer cáncer de páncreas, en lugar de curarse con quimioterapia (o lo que quiera que se haga médicamente hablando para su caso de enfermedad), Steve se dedicó a tomar pseudomedicamentos homeopáticos (o similares ya que al final son la misma mierda) durante seis meses antes de ingresar con metástasis en el hígado y ser tratado como debió haber sido en un principio. No os digo más sobre lo que significa eso. Quizás ahora continuaríamos teniendo a Jobs entre nosotros. Ya sabéis, fanboys, a quemar pseudomédicos.
Steve ha muerto. Por lo tanto los medios han vuelto a decir imbecilidad sobre imbecilidad. Es una constante que cuando ocurre algo importante la gente se pone el gorro de mandril petisopo y empieza a desvariar. Pasó el otro día con el tableto de Amazon y está pasando ahora.
Que si es el fin de Apple, que si Microsoft ha ganado, que si ahora ya no va a haber más innovación en la compañía… Seguid sumando. Seguid diciendo tonterías.
***
Ahora una reflexión. ¿El fin de Apple como tal? Puede ser. Recordad lo que pasó con Microsoft. Se fue Bill Gates y comenzó a dar palos de ciego, guiada por Ballmer. Repetimos: guiada por Ballmer. No obstante parece ser que ahora se ha puesto las pilas y Windows 8 va a ser todo un bombazo. No por la interfaz clásica, no, sino por Metro y las tabletas. O bien Ballmer ha caído del burro, o bien le han puesto una zancadilla. Quizás no se sepa nunca.
¿El fin de Apple como tal? Puede ser. Hagamos un ejercicio de imaginación y especulemos un poco. Supongamos que realmente Jobs fuera el motor de las innovaciones. No un mero sugeridor, sino el motor total y absoluto de todo, desde el concepto hasta la implementación. No, no me refiero a que lo haga él todo, sino a que esté encima de todos los que lo hacen y lo controle al milímetro. Yo he tenido jefes así. Si son buenos, la empresa funciona, si son malos, apaga y vámonos…
Ahora analicemos un poco los últimos productos de Apple. El último, el iPhone 4N, según los medios, no trae ninguna innovación destacable. Tan solo es un 4 con hardware más potente como corresponde a la mera evolución de la electrónica. El iPod es más de lo mismo, o más bien toma más cosas del iPhone y se las anexa. El iPad 2 no es más que el 1 pero con la misma mejora en sus tripas.
¿Crisis?
Yo creo que sí. Teniendo en cuenta que un producto de esas características puede llevar gestándose varios años (cuatro llevamos nosotros con uno), justo coincide que desde que Jobs se puso malo en serio, la innovación ha cesado.
Es decir, si nuevas generaciones de productos siempre han aportado algo nuevo y que la competencia no tiene, justo la última generación desde que vemos a Jobs enormemente desmejorado no es más que una mera actualización como la de cualquier otro fabricante. Incluyamos a los iMac, los Macbook Pro, los Air y en general cualquier otro producto de Apple.
¿El fin de la compañía tal y como la conocemos? Puede ser. Lo más probable.
Me jodería mucho que fuera así, no por la propia Apple, sino porque se va a cerrar un ciclo de fuerte innovación tecnológica, en el que la empresa de la manzana ha forzado a todos los fabricantes a innovar a base de bien. Android, Windows 8 y Metro (no os despistéis, lo que hay dentro de Metro debe llevar varios años gestándose dentro de Microsoft)…
***
¿Cómo? ¿Que yo también estoy haciendo lo que critico? ¿Y qué esperabais? :-)