miércoles, 28 de marzo de 2012

Dontretail y la madre que lo parió

Antes de empezar con la entrada os la resumo, por si estáis un poco ganduletes: Comprar a Dontretail tiene algunas ventajas e inconvenientes:

  • Suele ser más barato que el precio final en España.
  • Algunos productos no se suelen encontrar aquí.
  • A veces pone a la venta productos antes de que lleguen a España.
  • El chaval es relativamente serio.
  • No da tracking ni empresa de transporte.
  • Si algo va mal, aunque termina cumpliendo, se hace el chulo y hasta llega a los insultos.

***
Os voy a contar la historia que me ha pasado con Dontretail, que si no lo sabéis, es un revendedor de electrónica. Suele tener novedades y aparatos que todavía no se pueden comprar en España, y a veces, como en el caso del iPad 3 (o el nuevo iPad según las pajas mentales de Apple), incluso más barato que lo que valdrá cuando salga a la venta.
Las ventajas de comprarle suelen ser tres: precio, disponibilidad y rapidez. Mal que bien.
Primero os cuento la historia del iPad 1. Más o menos como ahora, un poco después de que saliera, y antes de que estuviera disponible en España, se lo compré. No hubo ningún problema y al cabo de cuatro días tras procesar el pago (creo recordar) lo tuve en mis manos.
Transcurrió cosa de un mes y al iPad se le rompió la luz de backligth, con lo que funcionaba perfectamente pero no podías ver la pantalla. Puesto en contacto con el servicio de Apple, me pidieron factura y dónde lo había comprado. Les di los datos pero se negaron a darme servicio porque decían que no tenía factura.
Puesto en contacto con Dontretail, el chaval me dijo que no la tenía, que había vendido muchos y que eso estaría en la basura… Vale, tonto yo por no exigírsela en un primer momento. No es que Dontretail se escondiera, simplemente me decía que no podía hacer nada.
Al final Apple se hizo cargo del tema y me dieron otro nuevo, pero tuve que apretarles un poco las clavijas. Sin ser culpa de Dontretail, si que la tuvo en parte por no enviar facturas con la compra.
***
El iPad 2 llegó y paso sin pena ni gloria para mi, ya que para lo que yo lo quiero sólo me hubiera interesado si llevara una pantalla de mejor calidad, que no fue el caso. Pero entonces entró el 3 y sí, este sí que lleva lo que yo quiero, que es una mejor calidad en el pintado del texto (y espero que sea mi último iPad en bastantes años).
Vale. Decido comprarlo. Me puse a hacer números y me di cuenta de que si se lo compraba a Dontretail (pese al problema anterior) me podía salir más de cincuenta euros más barato, pero sin poder elegir color, cosa que realmente me da igual.
Pues dicho y hecho, hice la compra, que en el caso citado es una reserva hasta que tuviera unidades. No recuerdo cómo la realicé la vez anterior, pero ahora usa Google Wallet, por lo que tengo una buena referencia de la misma si no llega a enviarme la factura del nuevo y termino teniendo problemas.
Dontretail tenía un servicio para ver el estado de tu pedido, y digo tenía porque ahora lo ha quitado. Dicho servicio pedía el número de pedido. En mi caso tengo el de Google, que no coincide con el que se pide en su web. Me puse en contacto con él el lunes 12 de marzo y me respondió al cabo de unas horas. Yo sólo quería que me diera el número de pedido para consultarlo online, pero me respondió lo siguiente:

¿Tu qué interpretas de eso? Pues que si no pasa nada, el iPad llegaría el viernes 16, el mismo día en que salía oficialmente en USA.
No es tan extraño porque de hecho es la fecha en que lo iba a recibir mucha gente, así que pensé que tenía algún tipo de línea directa. Pero por otro lado, en su Twitter, puso:

Y efectivamente, llegó el viernes y no me lo entregaron. No pasa nada, no soy un ansias y ya me lo imaginaba, pero aun así le puse un email. Y no me respondió.
El lunes 19 le puse otro, pidiéndole el número de tracking. Sin respuesta. Más tarde recibí un mensaje de mi banco diciéndome que se había cobrado el valor del iPad. Vale, ahora sí, ahora sí que me lo ha enviado. Y efectivamente, cuando me levanté la mañana del 20 tenía otro mensaje de Google diciendo que mi pedido había salido… pero sin número de tracking ni compañía ni nada.
Así que la misma mañana, desde el trabajo, le volví a poner otro correo más, diciéndole que necesitaba el tracking (o la empresa de transporte para llamar yo y que me lo dieran). Y es que lo necesitaba realmente, porque si bien la semana anterior sí que iba a haber alguien en casa durante las horas normales de entrega, esa semana, por causas que no vienen al caso, sólo el viernes iba a haber alguien. O bien cambiaba la dirección de entrega por la del trabajo o bien había que adjuntar una nota al repartidor para que, si no había nadie en casa, entregara en tal o cual vecino (por suerte, todos mis vecinos son de fiar), porque si no, el paquete sería devuelto.
Pues bien, al rato me responde diciéndome que la dirección de entrega no se puede cambiar por motivos de seguridad y que ya me llamarán de la agencia.
Ni número de seguimiento ni nada. Ni siquiera la empresa por donde va el paquete. Así que decidí a pasar un poco del tema y esperar a ver si me llegaba antes del viernes 23 (que es cuando salía en España), aunque fuera con un aviso de devolución del paquete.
Llegó el viernes, pasó y no me entregaron nada de nada. Entonces me mosqueé bastante y le puse el siguiente correo:

Sus dos respuestas:


Por lo tanto, nada más recibir las risotadas inicié con Google Wallet una queja. Al rato Google me dijo que había contactado con el vendedor y que si en cinco días no obtenía solución que continuara la reclamación.
Quizás fue por eso o porque simplemente decidió que ya se había reído bastante, me dijo que esperara al martes a lo sumo.
Como no tenía otra, decidí dejar pasar los cinco días de Google y ver qué pasaba.
Finalmente, el lunes 26, cuando llegué de trabajar, un vecino me dio el paquete, con un flamante iPad de 64GB dentro.
Yo había llamado a FedEx, pero resulta que, saliendo por FedEx, al llegar a España fue entregado por ChronoExprés, que es una filial de Correos. Ideas me dieron de llamarlos también a ellos (por eso de que FedEx es el equivalente USA de ChronoExprés, porque alguna que otra vez me había pasado lo mismo -con Amazon y libros).
Pues eso, que al final tengo mi flamante “nuevo iPad” (ya veremos qué pasa cuando salga el siguiente) y este fin de semana me daré una vuelta por algún centro comercial para ver fundas, aunque lo más seguro repita con Piel Frama.
***
Bueno, pues lo dicho, y a la espera de la review del iPad que haré próximamente, ya sabéis.
En mi caso, tras varios cabreos, y un retraso de más de una semana, obtuve mi iPad.
Ojo con Dontretail.