lunes, 7 de diciembre de 2009

Kindle 3, Nook -1

O así es como podríamos evaluar la puntuación de uno frente al otro. Si bien es cierto que el Kindle lleva ya bastante tiempo en la calle, el Nook debería haber sido algo más de lo que es (os adelanto que se cuelga de forma habitual).

Sí, amigos, sí, por fin se han entregado algunas unidades a la prensa, por lo que es muy posible que los usuarios que compraron los primeros también reciban su unidad.

Hay ya varias revisiones en muchos lugares, aquí recogemos algunas tomadas de Mobileread:

Y la verdad es que prácticamente ninguna de ellas lo deja en buena posición, siendo algunas algo más políticamente correctas que otras, pero en todas se deja entrever lo malo que es el producto, sobre todo en comparación con su competidor directo, el Kindle.

De lo leído y visto se pueden sacar algunas conclusiones, sobre todo del vídeo que aparece en Engadget. Por si lo tuyo no es estarte un buen rato leyendo en inglés, con que veas dicho vídeo es suficiente para hacerte una idea.

Veamos rápidamente algunos puntos comparativos.

  • La terminación del producto es de igual o mayor calidad que el Kindle, y también pesa como el doble, y el Kindle no es de los que pesan poco.
  • Lo único positivo es la experiencia de compra desde el cacharro, que parece ser es mejor que con el Kindle.
  • También algo positivo, pero no mucho, es que tienes acceso directo y gratuito al fondo editorial de Google, y digo no mucho porque luego te encuentras con cien versiones diferentes del mismo libro y no sabes por dónde tirar (y de paso entrevemos que ese “millón” de libros de Google podrían no ser tantos).
  • El tiempo de paso de página con los botones es sensiblemente mayor que en el Kindle, y a veces incluso la pantalla se queda en blanco bastante tiempo, y la carga de los libros es lenta de cojones.
  • Tiene muchos más parpadeos que la del Kindle.
  • El LCD (Sí, ya sé que no es un LCD, pero resulta fácil de escribir y todo dios me entiende) se pierde toques del dedo.
  • El LCD va muy lento porque tiene que esperar a que la pantalla de tinta-e reaccione, y como esta no es que se mueva muy rápida… (Esto se puede ver perfectamente en el vídeo de Engadget).
  • El Interfaz de Usuario de la LCD no es para echar cohetes, con inconsistencias a lo largo de los menús y partes completamente diferentes unas de otras (como si hubieran sido hechas por programadores diferentes sin conexión entre sí).
  • Con todo encendido la duración de la batería es de apenas dos días justitos (en el Kindle es sobre una semana).
  • El sistema para anotar, buscar, etc, no aprovecha la pantalla LCD. Para hacer alguna de estas operaciones tienes que recorrer una buena tanda de menús, elegir la opción correcta y luego usar la LCD como un joystick. En el K es inmediato: mueves el joystick y listo.
  • De lo anterior se deduce que tienes que apartar la vista de la pantalla de tinta-e para hacer cualquiera de estas cosas, por lo que, como en la mayoría de los lectores, la ergonomía brilla por su ausencia.
  • ¿Os acordáis del vídeo de presentanción en el que salían las portadas desplazándose de forma suave, al más puro estilo iPhone? Pues la realidad es bastante diferente. Echad un vistazo al vídeo de Engadget.
  • La salida de cascos está abajo, por lo que no puedes apoyártelo sobre el pecho mientras escuchas música a riesgo de romper el conector…
  • Y lo peor de todo y lo que es una verdadera lacra en este tipo de aparatos: tiene extraños autismos y se suele colgar con bastante frecuencia.

Me parece una verdadera vergüenza que un producto de segunda generación como es el Nook presente tantos o más errores de diseño y de funcionalidad que los primeros aparatos, y menos mal que tiene botones para pasar página a ambos lados, que si no ya sería el colmo.

Realmente no sé dónde estarán los diseñadores profesionales y los expertos en usabilidad y ergonomía. En la construcción de lectores de libros-e os aseguro que no.