domingo, 22 de noviembre de 2009

PDA de mis amores…

Anoche sufrí una revelación. O casi. Mientras estaba leyendo The Lost Symbol (menudo truño, por cierto, tanto argumentalmente como en contenido) me acordé de mi triste y pobre Adelita x51v, con pantalla VGA, acelerador gráfico 3D y 625 MHz de procesador… ahí es nada para una PDA…

Tiré a encenderla, y no se encendió. Como tenía dos baterías y las he ido manteniendo, saqué la Mugen de 1800 mA y metí la original, que estaba al 80% de carga. Después de encendida, la puse en el arnés y la enchufé a mi Windows 7. En un rato la tenía actualizada y en hora.

Luego fue cosa de instalarme el Mobipocket Reader de PC, que me la reconociera y me enviara los libros a los que les he quitado el DRM y que he comprado en Amazon… Cuando abrí el Mobipocket Reader de la Adelita descubrí más de 100 libros, mi colección de Analogs hasta diciembre del 2008, y algunos más, pinitos de mis comienzos leyendo en inglés. Tras borrarlos con el explorador de archivos del cacharro, me puse a jugar con lo que había allí.

El Haali Reader para leer FB2. El eReader para los PDB… Mis manos rápidamente recordaron la ergonomía del aparato, cualquiera de ellas era (y es, sin tener que pensarlo) capaz de manejarla ella sola, abrir la cubierta de cuero, pasar página y usar los botones preprogramados… Hay cosas que no se olvidan.
Miré por dónde iba con The Night Dawn’s Trilogy y el que he citado, y en un momento estaba leyendo con ella… pero los botones no funcionaban bien, fallaban, y el sensor de la tapa de la batería también me apagaba la PDA, así que, como cabezón que es uno, me decido a desarmarla a ver qué pasa…

Cuatro tornillos torx de cabeza minúscula, siempre quiero comprar un juego (porque los que tengo son demasiado grandes) pero nunca me acuerdo, precinto de garantía en uno de ellos, pero mi super mini destornillador de estrella todo lo puede.

Un apunte: con lo zarpas que soy, dos años manejando la PDA diariamente y todavía no la había abierto, más dos años metida en el cajón de los cachivaches, solo sacada para alguna que otra recarga ocasional… en general a veces no llego a aguantar el año de garantía antes de destripar el cacharro. Eso os dará una idea del aprecio que le tenía…

Al final, desarmada a piezas por completo. Una placa enanilla, un montón de plásticos, la pantalla… pero los botones vienen precintados en una especie de burbuja metálica sobre cinta flexible de circuito impreso… Lo limpio todo lo mejor que puedo, compruebo que si el sensor de la puerta de la batería me da por culo puedo soldar un cable entre las patillas para cerrar eternamente el circuito, la monto… y no se enciende…

… hasta que descubro que tenía el botón de la tapa de la batería abierto. Lo cierro y se enciende. Vuelta al PC, vuelta a sincronizar y a leer…

Pero se sigue apagando sola por el tema de la cubierta de la batería. Efectivamente, si toqueteo la tapa, se apaga. Sin ganas de volverla a abrir para soldarle el citado cablecillo, me da por ponerle la original… ya no se apaga.

Os explico. Para las Adelitas existen unas baterías extendidas, en duración y en tamaño. De hecho hay tres tamaños, y por cierto, no sólo se siguen vendiendo, sino que ahora hay varios fabricantes que lo hacen (antes solo estaba Mugen): el original de 1100 mAH, el de 1800 mAH y el de 3300 mAH. Las dos últimas son más gruesas que la original, así que vienen acompañadas de una tapa resaltada. La última es tan voluminosa que no suele caber en las fundas al uso, y por eso no la compré, porque yo tengo una de cuero negro (de verdad, nada de plástico) chulísima y si lo hubiera hecho no habría podido leer con la funda puesta. Por desgracia la Mugen que tengo tiene que tener alguna celda mal y sólo carga al 80%, si me da por ahí quizás la abra para mirarlo (sí, ya sé que trastear con baterías de litio es peligrosísimo, pero una cosa es intentar reprogramar el chip de control y otra ver si se ha soltado algún cablecillo de las celdas).

Bueno, pues parece ser que si aprieto la tapa, el micro sensor se va, quizás porque no esté el propio cuerpo de la batería apretando... pero con la tapa para su tamaño funciona, y si no siempre me quedará París, digo, soldar el cablecillo.
***
Después de todo ese jaleo, me acosté a leer un rato con mi recuperada Adelita y, bueno, tras haber manejado una buena cantidad de lectores con tinta-e, y mi Adelita, he de reconocer que como la PDA no hay nada. Lo siento pero es así:
  • No hay retardo alguno en el cambio de página (de hecho a veces ni siquiera me doy cuenta de que la he pasado).
  • Pesa como la mitad.
  • Se puede manejar con una mano.
  • Puedes leer completamente boca abajo o en cualquier otra posición.

  • Pese a ser retroiluminada, por lo menos a mi no se me cansa la vista.
  • El uso del diccionario es instantáneo.
  • Carga, se enciende y apaga igual que un lector.
  • Tiene juegos, administrador de archivos, correo, wifi, agenda…
  • No hay ningún tipo de retardo ni de espera en casi nada.
  • Puedo poner la fuente y los colores que me salgan de los cojones.
  • Las imágines se ven a todo color.
  • Puedo ver vídeos.
  • Puedo navegar por internet.
  • Puedo instalar el programa que me de la gana.
  • No es necesario tener la luz encendida, y en mi caso significa un generoso ahorro de energía, sobre todo en invierno. Donde vivo se hace de noche a las 18:00, más o menos cuando termino de trabajar y me pongo a leer, por lo que con un aparato basado en tinta-e tengo que encender la luz, con la PDA no es necesario, por lo que el ahorro el al menos de 4 a 8 horas diarias de luz (en mi caso, dos tubos fluorescentes de 40W).
  • La duración de la batería no es la misma, pero en mi caso duraba cosa de una semana, y todo es tener un juego de dos baterías y un cargador aparte (mi soporte tiene hueco para cargar una batería, esté la PDA insertada o no).
  • Las fuentes se ven mucho mejor, al menos en la mía (que es VGA –el doble de resolución habitual-, y el pintado raster -y 3D- es por hardware).
  • Pese a tener un tamaño de pantalla menor, cabe casi el mismo texto con mucha mayor calidad.
  • El único inconveniente es que es difícil leer dándole la luz directa del sol, que en mi caso no es ningún problema…
  • Se puede sincronizar con el PC al completo a dos niveles: el del sistema operativo y el de la aplicación (en este caso Mobipocket, pero creo que eReader también lo hace). El Kindle de Amazon está empezando a hacerlo ahora, pero a través de su red…