domingo, 4 de agosto de 2013

La crisis del correo electrónico y la estulticie humana

No, no eso otro más hablando de que el correo electrónico está muerto y imbecilidades del estilo, quiero creer escritas para chupar cámara o como quiera que se llame eso de escribir por el mero hecho de que te citen, no.

Cualquiera que diga que el correo electrónico está muerto es alguien que no se entera mucho de qué va la cosa, o vive en una torre de marfil construida de bits, o simplemente a él no le hace papel alguno y simplemente extiende su propio ejemplo al del mundo mundial.

¿Conoce alguien alguna empresa que tenga un ordenador y de más de dos personas que no lo use como herramienta diaria? Yo creo que no. Desde el “te envío la factura” hasta el “jefe, te confirmo que salimos hoy pese a estar yo en contra” para cubrirnos el culo, pasando por cualquier otro comunicado, el correo electrónico está ahí.

Lo que pasa es que el nivel de inteligencia medio de la humanidad debe haber descendido, y no poco. Ahora mismo el IQ medio debe rondar el 60 o así. Lo justito para darle a botón de descargar correo nuevo y al de responder.

Bueno, dejad de afilar la navaja de capar gorrinos que me voy a explicar.

¿Vosotros recordáis o habéis usado (o incluso estáis utilizando ahora mismo) clientes de correo electrónico llamados “Outlook Express”, “Thunderbird” u “Opera”? ¿Cuál es la gran diferencia entre los más modernos? Hablo de Outlook, Mail (el de Apple), el de los clientes de cualquier teléfono moderno, el de Windows RT…

Seguro que no la veis. Yo sí y estoy hasta los cojones.

***

Cuando uno inicia una conversación entre dos personas, uno habla, el otro responde y así en ciclo. Vamos a asumir que esas personas son educadas y no se interrumpen, pero aunque lo hicieran, el ciclo es idéntico.

Lo mismo ocurre con el correo electrónico. Tu le envías uno a tu madre preguntándole cómo está y ella eventualmente, si se acuerda cómo funciona eso del correo, te responderá. Igual ocurre entre un amigo o cualquier otra persona.

Cuando recibes un correo sabes de quién viene y sabes a qué te responde. Aunque no comente lo que tu has enviado y responda siempre al principio.

Ahora añadamos una persona más. ¿Qué es lo que ocurre? Pues que al cabo de unos cuantos mensajes ya no sabes a quién ni a qué respondes. Sobre todo si has vivido la “etapa anterior” de los clientes de correo electrónico de verdad.

¿Y si hay veinte personas en la conversación? En un debate, uno habla y los demás escuchan (de nuevo si son educados), y entre un grupo de la calle, un conjunto de amigos, se forman corrillos que se van agrupando y disgregando conforme comienzan y mueren los temas.

Eso mismo ocurre con el correo electrónico.

***

¿Te aclaras con un cliente de email moderno, de esos que te pone un correo debajo del otro, incluso cuando hay más de dos o tres personas en una conversación? Yo no. Yo me armo la picha un lío y al final no sé a quién respondo ni quién me responde. De hecho a veces se pierden debates interesantes por ese descontrol.

¿Será por eso que haya gente que diga que el correo está muerto? Como el postal, vamos. 

Puede ser que el del CI bajo sea yo, pero resulta que si miro ese mismo correo desde un cliente que me muestre las conversaciones en árbol me entero a la primera.

Sé cuántas sub-conversaciones hay, quién responde a quién y qué, sin tener que liarme la manta a la cabeza e ir recorriendo correos anteriores o desplegando el texto citado, reconstruyendo poco a poco el hilo…

Joder, que estamos en el siglo XXI, que la informática es ubicua y un teléfono móvil tiene cien veces más potencia que mi Pentium con el cual yo leía el correo (y las news, que esa es otra) y lo veía en forma de árbol de conversaciones.

¿Es tan dificil, algorítmicamente hablando, poner dichas conversaciones en forma de árbol? No creo, porque los primeros clientes ya lo hacían.

Ahora se intenta sustituir todo eso con chorradas del estilo de poner unas pequeñas líneas de tiempo a la derecha, simulando ser un árbol pero que lo único que hace es liarte más (hablo de Outlook).

O simplemente resumirte la conversación (todas las conversaciones) cuando seleccionas el correo raíz. ¿Para qué cojones quiero yo los últimos diez o doce encabezados de cada correo si lo más seguro cada uno pertenece a una conversación diferente?

No lo entiendo. Simplemente no lo entiendo.

***

Pero es que la cosa no termina ahí, no. 

¿Tenéis Facebook? Habéis participado en una entrada con muchos comentarios. ¿Qué os parece? ¿Quién responde a quién? ¿Lo podéis seguir sin problema?

¿Tenéis Twitter? Pese a que aquí sabes a quién responde a quién, el nivel es exactamente el mismo que en Facebook o el correo electrónico moderno: tienes una línea temporal principal y dentro de ella se te abre una secundaria y pare usted de contar. Como haya más niveles de anidamiento vuelve el jaleo.

Lo dicho, para imbéciles. La informática de usuario de hoy en día está hecha para imbéciles.

Y tan contentos y felices.

Vamos, que tenemos lo que nos merecemos.

Hala, ya me he desahogado un poco.