viernes, 30 de septiembre de 2011

Culico que veo culico que deseo

Sí, voy a hablar de Amazon y su Kindle Fire, pero también voy a tocar, los dos nuevos modelos de Kindle con tinta-e que acaban de sacar, de los que hablaré en otro momento.

Tenía otros títulos para la entrada, como “Pégale fuego a tu Kindle”, o “¿Qué vas a quemar hoy?”, pero prefiero el que he puesto, más que nada por todas las supinas imbecilidades que se están diciendo a lo largo y ancho del mundo sobre la versión Tablet y cómo unos medios no hacen más que repetir las mismas gilipolleces con distintas palabras.

Para los que no lo sepáis: hace unos días Amazon sacó (es un decir) tres modelos nuevos de Kindle. Dos con tinta-e y uno con pantalla de color normal y corriente con formato Tablet.

De los de tinta-e, sólo diré que ambos carecen de teclado y por lo tanto son más pequeños y manejables que la versión anterior. Pero estamos ante un serio problema de nomenclatura. Ahora los nuevos cacharros se llaman Kindle, Kindle Touch y Kindle Fire. Y el que antes se llamaba Kindle a secas, ahora se llama Kindle Keyboard, con o sin 3G, igual que el táctil, que llevará la apostilla.

A eso se le llama tocar los cojones. ¿Por qué cambiarles los nombres? Me da igual las razones de marketing. Para mí es mierdaketing con todas sus palabras. Amazon tendrá grandes lumbreras, pero hacernos la picha un lío seguro que nos la hacen.

Otra cosa que me toca muchos los lereles es el hecho de que tanto la versión Touch como la Fire no salen hasta finales de noviembre. Es decir, que nos están vendiendo la burra. O dándonos por culo, según se mire. ¡Que faltan dos meses! Ahora, tan solo podemos comprar lo que se llama Kindle, el que no tiene teclado y si ahora dices “me he comprado un Kindle” porque te acaba de llegar a casa, estás diciendo que te has comprado la versión de teclado en lugar de la otra… Joder, con lo fácil que es seguir numerando como hace, ejem, Apple.

¿Tan jodidamente difícil es contar del uno al cinco? Entiendo que la tableta vaya por otros derroteros, pero en este momento tenemos cinco generaciones de Kindles: el uno, el dos, el tres (con teclado todos ellos), el cuatro que es el que ahora se vende y el cinco, que es la versión táctil… Pero claro, el nombre “Kindle” ha pasado de la tercera a la cuarta, y encima nos presentan la cuarta a la vez que la quinta…

Aj, qué asco que me da. Claro, ahora sacan el normal, te lo compras, y dentro de dos meses volverás a caer con la versión táctil. Pues no saben estos ni nada. Menuda panda. En fin.

Como apostilla, me gustaría decir que la versión táctil, hasta donde se sabe, no tiene ningún botón salvo el de, supongo, encendido… Con lo guay que es tener botones para pasar páginas y no enguarrar la pantalla…

***

Bueno, ya le toca el turno al Fire. ¿Le prendemos fuego? Yo creo que sí. Si hasta ahora despotricábamos de Apple y sus productos artificialmente capados, ya no os digo de Amazon. Este último es a Apple, lo que Apple a Microsoft. Y ya podéis tirarme tomates o lo que queráis, pero es cierto. La Fire sólo va a permitir ver contenido comprado a Amazon y lo que ellos quieran filtrar. Toma ya. Aprende, Apple.

De todos modos, quizás tenga éxito. Y digo quizás porque por ese precio o menos hay varias docenas de tabletas con más rendimiento y características. Porque seamos claro: la Fire es vieja. Nació anticuada, con un Android modificado por Amazon sobre un hardware bastante obsoleto. Y encima lo único destacable es que tiene el gorillaglass ese, por lo demás no es más que un Kindle con pantalla a color y que permite reproducir vídeo (y ya veremos qué formatos y cómo). Y es ahí donde pueden competir las chinorris de todo a cien.

Y luego están los medios informativos, que yo llamaría mierdos desinformativos. Que si iPad killer, que si el no va más en tabletas, que si la versión genérica de Android va a desaparecer, que si fragmentación del sistema operativo… Si los hacen un poco más tontos los tienen que recluir en un centro especializado… de cuidar tontos.

A ver, señores, que la Fire no es más que una tableta de nivel medio tirando a bajo, con unas limitaciones draconianas y con la que no puedes hacer nada que Amazon no quiera… Vamos, que comparada con el iPad, éste último es Open Source.

Limitaciones, muchas. Ya hemos hablado de que sólo su tienda, con control más que draconiano. Si ya para las tabletas genéricas los desarrolladores se quejan de la tienda, no os vamos a decir de esta.

Fragmentada. Pero no es novedad. Android está más fragmentado que en su momento Windows CE. Y por los mismos motivos. Y será su caída como fue la del CE: tanta mierdacapa, tanto parche, tanto remiendo que al final no va a servir para nada. Y encima todo hecho en Java, que no es un primor en cuanto al rendimiento. ¿El ejemplo? Un iPad con la mitad de hardware funciona el doble de mejor. Por algo será.

No es un iPad killer. Lo sería si hiciera las mismas o más cosas que él, fuera más barata y tuviera mayor rendimiento. Pero no tiene nada de eso, así que va a ser otra de tantas. Quizás se venda bien, pero porque viene de donde viene. Nada más.

El precio. Todas las que quieras al mismo o inferior, con el mismo sistema operativo o versiones superiores, más prestaciones, más pantalla, más de todo.

El navegador. Otra cagada. Y gorda. Y demoníaca. Todo lo que navegues pasará por los servidores de Amazon. Es decir, como el proxy-caché aquél de Telefónica, pero con esteroides. Y el día que la cloud de Amazon se caiga (nada improbable visto lo visto), a dos velas. Y encima sabrán qué haces, cómo lo haces y a la hora que lo haces… Menuda novedad.

¿Quieres comprar un programa? ¿Una peli? ¿Un libro? Pues la única vía es comprárselo a Amazon. Sí, ya sé que es lo mismo que hace Apple, pero al menos en un iPod puedes meter TU música. Veremos qué te permite Amazon.

Así que, señores de la mierda informativa esa, seamos serios, honestos con nosotros mismos, y dejemos de ponerle el culo en pompa a las grandes corporaciones, que ya nos dan por culo sin vuestra ayuda.