domingo, 27 de septiembre de 2009

iRex vuelve a la carga… seguro que para cagarla

De cualquier loco de esto de la tinta-e es sabido que iRex va a sacar un nuevo aparato lector de libros-e con el nombre de DR800SG que, como el nombre indica, tendrá una pantalla de 8 pulgadas y una interfaz limpia tal y como nos tiene acostumbrados la compañía.

Ya hay varias revisiones del aparato por ahí, entre las que destaca la de mi amigo Juan Luis Chulilla, así que no voy a repetir lo ya comentado. Yo voy a intentar ponerme el sombrero de gurú africano adivinador de posibles futuros y voy a intentar explicar mi visión de futuro sobre ese aparato.

iRex ha desarrollado dos dispositivos de tinta-e, y dentro de estos ha puesto a la venta diversos modelos, unas veces de forma simultánea, otras en secuencia, pero básicamente ambos productos poseen varios factores comunes.

El primero es la pésima duración de la batería, que pese a remiendos en el soft y en el hard, continua siendo insuficiente, insuficiente por sí mismo e insuficiente comparado con los demás cacharros de terceros, por lo que no hay que aventurar mucho que este nuevo DR800 tenga el mismo problema. Con eso no quiero decir que la electrónica sea mala, que no lo es, de hecho posiblemente sea la mejor de entre todos, pero quien haya calculado el tema del consumo bien podría irse a criar champiñones sotaneros y dejar la ingeniería a quien sepa de verdad.

El segundo factor es el software que, aunque suficiente, deja mucho que desear. En el caso del iLiad por las pocas características, en el del DR1000 por su enormísima cantidad de Bugs y malfuncionamientos que, junto al error de diseño de los pulsadores capacitivos lo convierte, desde mi punto de vista, en algo bastante inusable, pese a que en su momento agradecí eso de que hubiera pulsadores de paso de página a ambos lados para manejo de diestros y zurdos…

Otros temas, más que en relación a sus lectores, son inherentes a la compañía: promesas nunca cumplidas, como el sonido o la adición de nuevos formatos en el iLiad, continuada con el DR1000. En este caso es un poco pronto para afirmar que han mentido con el tema de la suspensión a flash, o la mejora de algunos aspectos de la interfaz, pero visto lo visto, seguro que no cumplen. De hecho llevan ya dos actualizaciones de soft sin añadir ni la citada suspensión ni el formato EPUB con DRM, y conociendo a la empresa, que nadie espere que lo implementen.

Finalmente también es sabido que cuando la compañía saca un nuevo producto, abandona por completo el desarrollo de firmware del modelo anterior. Menos mal que entonces hacen opensource lo que pueden, pero la comunidad de desarrolladores libres para los aparatos de iRex es prácticamente inexistente, así que como si fuera soft propietario.

Por lo tanto, y me gustaría equivocarme y volver a escribir aquí rectificando, el nuevo DR800 tendrá los siguientes problemas:

· Poca duración de la batería.

· Software justito o no tan justito pero con errores.

· Promesas de futuros que no van a cumplir:

o Suscripciones a periódicos/libros.

o Mejoras en el software.

o Se acabaron las actualizaciones al DR1000.